Tratamiento de las Glándulas de Tyson o Pápulas Perladas

“¿Y eso que tenes ahí que es? ¿Estas enfermo? ¿Es contagioso? ¿Seguro que no me va a pasar nada?”


Este sin número de preguntas puede acabar con la autoestima hasta del más preparado.


Todo hombre joven sueña con situaciones ideales al momento de tener intimidad con su pareja. En especial si es una pareja ocasional. El “levante” en el boliche o bar que pinto continuar el cortejo en un lugar más íntimo.


Pero todas esas fantasías de situaciones ideales quedan destruidas ante esta serie de preguntas al exhibir nuestro protagonista de la historia su pene a su eventual pareja.


“¿Que son esos puntitos blancos que tenes alrededor del glande? ¿Te lo hiciste ver por un especialista?” Continúa el interrogatorio. Y ya no hay forma de remontar la situación y la libido y la erección se fueron al demonio.


Lamentablemente algunos urólogos minimizan el impacto que tiene esta afección en sus pacientes. Al ser una entidad benigna no consideran su tratamiento.


Las glándulas de Tyson, así se denominan estos “puntitos blancos”, son un fenómeno fisiológico INOFENSIVO e indoloro, son formaciones benignas propias del pene y están presentes desde el nacimiento, pero algunos hombres las desarrollan es decir, se les "agrandan".


Las glándulas exógenas prepuciales de Tyson están alrededor del glande. Su función es liberar feromonas y esmegma. Se las conoce también con el nombre de Pápulas Perladas.


En algunos hombres las glándulas de Tyson pueden desarrollarse, parecer inflamadas y adquirir un tamaño llamativo.


Tienen el aspecto de unos pequeños puntitos blancos o de verrugas en el extremo del pene.
La causa de las glándulas de Tyson No es una ETS (enfermedad de transmisión sexual). No se puede contagiar a nadie.


Todos los hombres las presentan pero en algunos se desarrollan demasiado y llaman la atención a su portador y a sus parejas.


Esta persona al encontrarse explorando los genitales de su nueva pareja por primera vez también puede notar que en su pene lucen Manchas de Fordyce (otra tipo de lesión benigna que puede estar tanto en pene masculina como en vulva femenina), pensando que él les ha contagiado de "algo". Nada más alejado a la realidad.


Frecuentemente ante el desconocimiento se cree que puede ser algo maligno o una enfermedad. Esto genera grandes trastornos psíquicos e inhibiciones que conlleva problemas al momento de la intimidad del portador con su eventual pareja.


Hombre argentino…tranquilo!! Existe una solución al problema.


¡El láser de dióxido de carbono fraccionado iPixel es la solución ideal de las glándulas de Tyson!


Hoy se puede eliminar este flagelo en una sesión indolora de pocos minutos de duración.


Se aplica una crema anestésica sobre la zona y se vaporizan las glándulas de Tyson aplicando láser de dióxido de carbono (láser CO2) iPixel sobre el área. En forma inmediata quedan unas ligeras costras (epidermólisis) que se caerán a los pocos días post tratamiento.


Solo se indica colocar humectación (vaselina sólida) y evitar actividad sexual, coito o masturbación, por el período de 15 días.


Al término de este período el varón de nuestra historia podrá lucir tranquilo y sin complejos su pene en todo su esplendor y cumplir las fantasías de situaciones ideales con su pareja.


Dr. Fabián Pérez Rivera
MN 86793
 

14/1/2019 / BLOG