Solución definitiva a través de radiofrecuencia por microagujas

Para ponerlos en tema primero voy a hacer una reseña del problema: la hiperhidrosis es una enfermedad poco reconocida que se caracteriza por la sudoración excesiva de algunas zonas del cuerpo y cuya cronicidad interfiere en las actividades cotidianas.

La hiperhidrosis es un trastorno del sistema nervioso autonómico. Esta enfermedad afecta alrededor del 3% de la población mundial. Trasladando estos datos a nuestro país nos da aproximadamente 1.500.000 argentinos afectados.

Las causas exactas son complejas y variadas, incluyendo la incapacidad del cuerpo de lograr la termorregulación.

 

¿Hiperhidrósis primaria o secundaria?

Existe una hiperhidrosis primaria (la gran mayoría) es producto de un desorden de causa desconocida y q comúnmente se manifiesta en adultos jóvenes aunque en algunos casos puede iniciarse en la niñez. La hiperhidrosis secundaria puede aparecer como consecuencia de numerosas condiciones médicas: enfermedades endócrinas (hipoglucemia, hipertiroidismo), desórdenes neurológicos (siringomielia, lesiones focales del sistema nerviosos central), menopausia, neoplasias (linfoma hodgkin, tumor carcinoide, feocromocitoma) y también en infecciones crónicas.

La piel humana contiene 2 tipos de glándulas sudoríparas: las écrinas y las apocrinas. Hay aproximadamente 600 glándulas sudoríparas por centímetro cuadrado de piel.

Sabiendo esto debemos buscarle una solución. 

 

Existen procedimientos quirúrgicos y no quirúrgicos.


Dentro de los primeros podemos mencionar la simpatectomia y los procedimientos quirurgicos locales como lipoaspiración, láser y el legrado.

La simpatectomia que es tan exitosa para mejorar la sudoración en manos y pies no lo es así en la axila.

Los procedimientos quirúrgicos locales suelen fallar dado que las glándulas ecrinas, principales culpables de la sudoración profusa, se encuentran en el espesor de la dermis, no en la hipodermis.

Razón por la cual no suelen eliminar gran cantidad de glándulas sudoríparas.

Dentro de los procedimientos no quirúrgicos podemos mencionar las solucionestópicas a base de hidróxido de aluminio, la toxina botulínica y la radiofrecuencia por microagujas.

Las soluciones a base de hidróxido de aluminio son soluciones topicas locales, astringente, que reducen momentáneamente, horas, la sudoración axilar.

La aplicación de toxina botulínica en las axilas evita la eliminación de sudoración por parte de las glándulas sudoríparas en forma muy efectiva pero por un periodo promedio de 8 meses.

La radiofrecuencia por microagujas, sistema Infini, permite por un procedimiento bajo anestesia local, introducir las microagujas realizando descargas de radiofrecuncia que generan destrucción definitiva de glándulas sudoriparas, logrando así la disminución permanente de algún grado de sudoración. Y siendo así la solución mas efectiva, evaluando siempre el costo beneficio a largo plazo.

 

Dr.Fabián Pérez Rivera

MN 86793

info@perezrivera.com.ar
 

17/12/2018 / BLOG